Desde 1999, un ambiente cálido de formación en la familia y excelencia en el aprendizaje de sus hijos e hijas
Home Colegio San Antonio Quiénes Somos Área académica del colegio San Antonio Formación de la Persona Colegio San Antonio Matrícula y Admisión comunidad colegio Nicolás formación valórica y personal Matriculas
 

RESEÑAS

SAN FRANCISCO

San Francisco de Asís (1182-1226), místico italiano y predicador, fundador de la orden de los franciscanos. 

Su nombre verdadero era Giovanni Francesco Bernardote y nació en Asís, en el seno de una acaudalada familia, aunque al parecer no recibió una gran formación intelectual. Durante su juventud llevó una vida mundana y despreocupada. Después de una batalla entre las ciudades de Asís y Perugia, Francisco fue encarcelado durante un año en esta última ciudad. Mientras estuvo prisionero sufrió una grave enfermedad que le hizo reflexionar, y decidió cambiar su forma de vida. 

En 1205, al regresar a su ciudad natal, realizó obras de caridad entre los leprosos y comenzó a trabajar en la restauración de iglesias en ruinas, en respuesta, según se dice, a una visión en la que el crucifijo de la iglesia de San Damián en Asís le pedía que reparara su casa. 

El cambio de vida de Francisco y sus gastos en obras de caridad enfurecieron a su padre, que le desheredó legalmente. Francisco renunció a sus lujosas ropas a cambio de una humilde túnica y dedicó los tres años siguientes al cuidado de los leprosos y de los proscritos en los bosques del monte Subasio. Para sus oraciones, Francisco restauró la ruinosa capilla de Santa María de los Ángeles. En el año 1208, durante una misa, escuchó una llamada diciéndole que saliera al mundo y, siguiendo el texto de Mateo 10, 5-14, “no poseyera nada pero hiciera el bien en todas partes”. 

Cuando regresó a Asís ese mismo año, Francisco empezó a predicar, y se convirtió en el fundador del movimiento de renovación de la espiritualidad cristiana del siglo XIII. Reunió a los 12 discípulos que se convertirían en los hermanos originales de su orden, más tarde llamada la Primera Orden, y que le eligieron su superior. En 1212 recibió en la comunidad franciscana a una joven monja de Asís de buena cuna, llamada Clara; a través de ella se fundó la orden de las Damas Pobres (las clarisas, más tarde Segunda Orden franciscana). Probablemente ese mismo año Francisco emprendió camino hacia Tierra Santa, pero una tempestad le obligó a volver. 

Otras dificultades le impidieron cumplir gran parte de la labor misionera cuando llegó a España para evangelizar a los musulmanes. En 1219 se encontraba en Egipto, donde ejerció su labor misionera pero no consiguió convertir al sultán. Francisco viajó después a Tierra Santa permaneciendo allí hasta el año 1220. Quería ser martirizado y se alegró al saber que cinco monjes franciscanos habían muerto en Marruecos mientras cumplían sus obligaciones. A su regreso, encontró oposición entre los frailes y renunció como superior.  Dedicó los años siguientes a planear lo que sería la Tercera Orden franciscana, los terciarios. En septiembre de 1224, tras cuarenta días de ayuno, mientras rezaba en el monte Alverno sintió un dolor mezclado con placer; en su cuerpo aparecieron las marcas de la crucifixión de Cristo, los estigmas. Los relatos sobre la aparición de estas marcas difieren, pero parece probable que fueran protuberancias nudosas de carne, parecidas a cabezas de clavo.

Francisco fue llevado de regreso a Asís, donde pasó los años que le quedaban marcado por el sufrimiento físico y por una ceguera casi total. Sus padecimientos no hicieron disminuir su amor a Dios y a la Creación, como queda de manifiesto en su Cantico delle creature (Cántico de las criaturas), que se cree fue escrito en Asís en 1225, en el que el sol y el resto de la naturaleza son alabados como hermanos y hermanas, y en el célebre episodio en el que Francisco predica a los gorriones. Fue canonizado en 1228. En 1980 el papa Juan Pablo II le proclamó patrón de los ecologistas. En arte, los emblemas de san Francisco son el lobo, el cordero, los peces, los pájaros y los estigmas. Su festividad se celebra el 4 de octubre.

SAN ANTONIO

Breve Reseña San Antonio de Padua:

  Nace en la ciudad de Lisboa, es el primer hijo de una familia noble, poderosa y rica. Fue bautizado con el nombre de Fernando.  Desde muy niño se entregó a la oración con amor y devoción. Cumplido los 15 años Antonio abandona su vida familiar fastuosa e ingresa a la orden de los Canónigos Regulares de San Agustín, es con ellos donde se desarrolla su vida intelectual, convirtiéndole en uno de los canónigos más destacados de  Europa.


Es ordenado Sacerdote a la edad de 25 años. Sin embargo, lo que más le conmovió al santo fue el encuentro personal con los Franciscanos venidos de África y le impacta su pobreza y sencillez. Ingresa a la orden Franciscana y se va a misionar a África, pero una enfermedad de Malaria no le permite realizar el sueño que ardientemente deseaba, es así como una vez, por pura casualidad, es elegido para predicar en una Iglesia. Todos quedaron impactados por su talento y su capacidad de convencimiento y conocimiento de la teología.


San Antonio es enviado a predicar a las regiones más difíciles, donde existen graves problemas morales, de división de familias. Se dedica a confesar y predicar la Palabra de Dios, puede ser considerado un apóstol de la paz y la bondad.
También destacan en su vida su cercanía a los más pobres y su crítica a las injusticias de su tiempo. Pero sobre todo se caracteriza su vida de santidad y de cercanía a la oración que le permitía un contacto muy íntimo con el Señor. Hasta tal punto llegó su amor a Dios que una vez se le vio abrazando al niño Jesús. San Antonio de Padua no gozó de una larga vida. Su incansable labor misionera termina a muy temprana edad, entrega su vida al el Señor el día 13 de junio del 1231, a la edad de 36 años.

 

 


 
Tau, su significado
Plan de actividades
Informaciones
Volver al Home

Santo Domingo 2314, Santiago * Fono (56-2) 2698 1634 - (56-2) 2699 6331 * Email: contacto@colesanantonio.cl